Convencidos de que todos tenemos un rol que desempeñar en el desarrollo de las comunidades que nos acogen, L’Oréal moviliza a todos sus colaboradores alrededor del mundo para participar en una jornada de acción ciudadana conocida como Citizen Day.

Todos los años desde el año 2010, los colaboradores de L'Oréal dedican una jornada laboral completa a compartir sus competencias y energías con varios centenares de asociaciones de carácter social y medioambiental locales.

Se dedican, por ejemplo, a recuperar espacios públicos, a organizar talleres de bienestar para personas en situación de vulnerabilidad, a renovar centros para mayores o para personas con discapacidad, a apoyar a personas que buscan un empleo, entre otras actividades.

El número de colaboradores participantes ha ido creciendo a lo largo de estos siete años. Sólo el año 2016, participaron cerca de 28.000 colaboradores, permitiendo ayudar a 515 asociaciones en 70 países.

En Chile, el Citizen Day se realiza en alianza con Fundación Mi Parque recuperando plazas y parques en sectores vulnerables. Gracias a un trabajo colaborativo, L’Oréal Chile ha recuperado más de 23.000 metros de áreas verdes impactando a casi 30.000 personas en seis años de alianza.

El espíritu de esta iniciativa nace de un problema profundo que deriva de la configuración de las zonas urbanas en Chile. Muchas familias en distintos barrios, sufren las consecuencias de tener entornos poco dignos, que debilitan la vida comunitaria y orientan a los jóvenes a actividades como la drogadicción, el alcoholismo y la depresión, entre otros.

Frente a esta realidad, Fundación Mi Parque ha buscado liderar en Chile la construcción de espacios verdes que dignifiquen a las personas y que sean entendidos como un complemento entre la casa y su entorno. Con un modelo de trabajo que genera instancias de participación con la comunidad, momentos de aprendizaje y de conciencia sobre estos mismos proyectos, logran que poco a poco los vecinos vuelvan a tomarse los exteriores, muchas veces olvidados, creando plazas y parques.

Esta oportunidad de participar, sobre todo en las zonas donde L’Oréal impacta en sus actividades, es un ejercicio que nos permite devolver la belleza de los entonos y alinearnos con nuestro propósito esencial en la creación de un mundo de belleza justo.