L'Oréal anuncia su nueva ambición para equilibrar su huella de carbono en 2020

  • Con el objetivo de reforzar su compromiso por la lucha contra el cambio climático, el Grupo L’Oréal ha anunciado su ambición de convertirse en una empresa carbono neutral para el año 2020.
  • A través de sus programas de abastecimiento sostenible, el Grupo tiene como objetivo generar ganancias de carbono en una cantidad equivalente a las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por sus actividades.

Este nuevo desafío y la ambición de L’Oreál de convertirse en una empresa con una huella de carbono equilibrada para el año 2020 fue realizado en presencia de Nicolas Hulot, enviado especial del presidente de la República de Francia para la Protección del Planeta y presidente de la Fundación Nicolas Hulot, y de Christian de Perthuis, profesor de la Universidad París-Dauphine, y fundador de la Cátedra de Economía sobre el Clima, que preside el comité de expertos de carbono organizado por L’Oréal. 

Según Jean-Paul Agon, presidente y CEO de L’Oréal,  “a tres meses de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París -COP21-, este renovado compromiso demuestra la voluntad de L'Oréal de tomar parte en la lucha contra el cambio climático. Esta iniciativa demuestra la capacidad del Grupo para aprovechar su poder de innovación con el fin de hacer frente a un importante reto ambiental junto con sus proveedores y comunidades. Las empresas deben jugar un papel de liderazgo en la búsqueda de soluciones a los desafíos de nuestro tiempo".

 Nicolas Hulot ha señalado por su parte: "Las empresas tienen una responsabilidad y una oportunidad histórica para combatir el calentamiento global. Si la COP 21 es capaz de forjar un compromiso coordinado de los países y las empresas para entrar en una economía de bajas emisiones de carbono, esto marcaría un nuevo capítulo en la historia de la humanidad". Para Christian de Perthuis: "Iniciativas voluntarias que exploran modelos de negocio basados en las bajas emisiones de carbono, como la de L'Oréal, son un activo muy valioso en cuanto a experimentación e innovación. Para poder generalizar estas iniciativas, la COP 21 tendría que promover un acuerdo internacional que estableciera los incentivos económicos adecuados".  

Desde 2005, L’Oréal ha conseguido reducir el 50% de sus emisiones de CO2 derivadas de sus procesos de producción en valor absoluto, todo ello a la misma vez que la producción se ha incrementado un 22% en el mismo periodo. Para el año 2020, L’Oréal pretende continuar con su programa de reducción de emisiones de CO2 con un objetivo de reducción del 60% y ha decidido acompañar este programa con un innovador plan de ganancias de carbono con sus proveedores de materias primas.

Hacia un modelo de abastecimiento bajo en carbono

Ya se han puesto en marcha diversos proyectos enfocados a transformar los programas de abastecimiento del Grupo hacia modelos con bajas emisiones de carbono: mejora de la eficacia energética en las cadenas de aprovisionamiento, promoción de prácticas agrícolas productivas de bajo carbono y proyectos de gestión forestal.

En los pueblos de Burkina Faso, donde cerca de 22.000 mujeres recolectan las nueces destinadas a la fabricación de la manteca de karité, L’Oréal va a fomentar la implantación de hornos “mejorados” que permitan reducir el impacto de carbono ligado a su actividad. Al reducir el consumo de madera se contribuirá a la lucha contra la deforestación y permitirá a estas productoras ahorrar. Esta iniciativa se llevará a cabo en colaboración con el grupo Olvéa, proveedor de L’Oréal de esta materia prima de forma sostenible desde hace años.

En Indonesia, en la provincia de Jambi, donde L’Oréal adquiere el pachulí que se utiliza en la composición de perfumes, se ha llevado a cabo un acuerdo con Firmenich para crear un modelo sostenible de co-cultivo, inédito y certificado, en el que el pachulí y la canela se cultivan juntos. El objetivo es optimizar el uso de las tierras agrícolas mediante la aportación de un ingreso adicional de forma regular a los productores, evitando de esta forma la extensión de tierras agrícolas y limitando, en consecuencia, el avance de la deforestación.

Una nueva metodología de contabilidad de emisiones de carbono y un comité de expertos internacionales

Para evaluar este nuevo proceso, que se extenderá progresivamente a todos los programas de abastecimiento sostenible del Grupo, L'Oréal se ha inspirado en las normas internacionales para la compensación de carbono. Para asegurarse de que los programas son eficaces y para guiar a los equipos en el desarrollo de este proyecto, L'Oréal ha creado un comité de expertos internacionales especialistas en carbono presidido por Christian de Perthuis, profesor de la Universidad París-Dauphine y fundador de la Cátedra de Economía sobre el Clima. Este comité se reunirá una vez al año para supervisar la metodología científica utilizada y evaluar los resultados que se publicarán anualmente.

Sobre L’Oréal

Con más de 105 años de experiencia en belleza, L’Oréal es la compañía líder mundial en el mercado de la cosmética, con una cifra de negocios de más de 22.500 millones de euros en 2014, un portfolio diverso de 32 marcas internacionales y complementarias. Como líder mundial de la belleza, está presente en 130 países, y cuenta con una plantilla de 78.600 empleados.  El Grupo L’Oréal es la empresa cosmética que más invierte en I+D, un 3,4% de su facturación, hasta los 760 millones de euros y cuenta con un equipo de 3.700 investigadores, distribuidos en 23 centros de investigación, 17 centros de evaluación y 50 departamentos científicos y de validación.

La nueva estrategia en materia de sostenibilidad de L’Oréal, “Sharing Beauty with All” fija unos ambiciosos objetivos en  toda la cadena de valor del Grupo de cara al año 2020.

Sobre Sharing Beauty with All

Sharing Beauty with All (SBWA), el compromiso global de sostenibilidad del Grupo L’Oréal anunciado por Jean-Paul Agon en octubre de 2013, que fija cuatro compromisos estratégicos:

  • La innovación, para que el 100% de los productos L'Oréal tengan un beneficio social o medioambiental en 2020;
  • La producción, para reducir en un 60% las emisiones de CO2 en términos absolutos, de consumo de agua y de generación de residuos por producto terminado;
  • El consumo sostenible, para sensibilizar a los consumidores y a la opinión pública sobre el impacto medioambiental y social provocado por su consumo
  • El desarrollo compartido del crecimiento que beneficie a empleados, proveedores y comunidades desfavorecidas.

 Para más información, informe de evolución del programa SBWA en: www.sharingbeautywithall.com