L’Oréal participó en el seminario “El Valor de la ética y anticorrupción” organizado por la CCS

Convencidos de que la ética y la debida diligencia en DDHH crean climas de confianza y transparencia, dos factores que determinan la sustentabilidad de los negocios, Andrea Convalía, corresponsal de ética de L’Oréal Chile integró el panel de empresas, en el seminario “El Valor de la ética y anticorrupción” organizado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y la International Chamber of Commerce (ICC)

Durante la inauguración el director de la CCS, Cristián Abbott, anunció la reciente constitución de la Comisión de Responsabilidad Empresarial y Anticorrupción, la cual opera como capítulo local de la ICC Chile y busca apoyar el fortalecimiento de conductas responsables y el combate de la corrupción, mediante estándares de ética y autorregulación del sector privado para enfrentar flagelos, como la extorsión y el soborno. 

Esta Comisión está integrada por 10 grandes empresas socias de la CCS: Deloitte, Everis, Falabella, Hayes & Corp, KPMG, L’Oréal, Melón, Sodimac, Price Waterhouse Coopers, y Walmart, y seis organizaciones expertas: Chile Transparente, Fundación Generación Empresarial, Pacto Global, GovernArt, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Por su parte, la subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, Lorena Recabarren, se refirió a los desafíos de fortalecer y consolidar una cultura de derechos humanos amplia y transversal, en que no solo el Estado tiene obligaciones que cumplir “sino también otros actores importantes, como las empresas públicas y privadas”.

¿Es rentable ser ético?

Planteando la pregunta ¿es rentable ser ético? Jeannette Von Wolffersdorff, directora de la Bolsa de Comercio de Santiago, mostró estadísticas que revelan que Chile “no está entre los mejores de la región”. Según sus palabras, “existe un amplio espectro de empresas y mucha diferencia entre campeones y rezagados. La mitad de las empresas evaluadas, listadas en la Bolsa, tienen un desempeño insuficiente, según datos de Robeco SA. Estamos lejos de lo ideal y existe un amplio espacio para mejorar. En Chile y en la región, la sostenibilidad no es parte del negocio, no tenemos gobierno corporativo para la sostenibilidad, no hay comités de directores para para tratar estos temas… por lo que es difícil avanzar”.

Para Jeannette Von Wolffersdorff no basta con decir que se ha emprendido cierta acción “sino poner metas y decir cuando no se cumplen. Hay que ser honesto, nadie cree en el cumplimiento del 100%”. Sin embargo, agregó que los inversionistas sí están muy interesados en estos temas, ya que implican minimización del riesgo y un mejor desempeño de las empresas a lo largo del tiempo, porque “ser sostenible es ser rentable”, concluyó. 

La mirada de inversionistas y empresas

Durante el seminario se presentó un panel de inversionistas moderado por Jeannette Von Wolffersdorff, en el que se abordó la rentabilidad de la ética y anticorrupción, dos dimensiones cruciales para las inversiones en la economía del nuevo mundo. Participaron Antonio Gil Nievas, socio y gerente general de Moneda Asset Management; Ignacio Rodríguez, chief Investment Officer en Principal Financial Group y Wagner Guida, CEO de Itaú AGF.

Posteriormente se presentó el panel de casos de aprendizaje, moderado por Reinalina Chavarri, directora del Observatorio de Sostenibilidad del Departamento de Administración de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, en el que se analizó la relevancia de los indicadores de ética y anticorrupción para la gestión de impactos y desarrollo modelos de negocio sostenibles. Aquí participaron Camilo Larraín, director de Asuntos Jurídicos de Aguas Andinas; Sebastián Segovia, gerente de Gobernanza, Ética y Cumplimiento de Falabella y Andrea Convalia, abogado Corporativa y Corresponsal de Ética de L’Oréal Chile.