Porque nos encanta pasarlo bien, 110 niños, sus papás o mamás y más de alguna abuelita invadieron las oficinas de L’Oréal y nuestro centro de Distribución en uno de los eventos más esperados por L’Oréal: nuestro Kids Day. Un día pensado especialmente en los colaboradores y sus hijos y la oportunidad de los niños de ponerse en los zapatos de mamá o papá, en un día especial.

Dulces, globos, libros infantiles y la ilusión de formar parte de un grupo a cargo de parvularios y personal de RRHH dio inicio a un día lleno de risas y actividades. Cada grupo, seleccionado según la edad de cada niño, pasaron por distintas estaciones de trabajo para aprovechar cada minuto de su día: talleres de pintura “con pintura de verdad”, payasos (lejos, lo más divertido del día…), un mago súper especial y toda la alegria de quienes gozamos tratando de identificar quién era hijo de quién…

Un día de no trabajo para muchos papás y lleno de ruidos para los no papás aún, terminó con una fiesta en el casino con muchas cosas ricas: una cascada de frutas con chocolate, el carrito de hotdogs, palomitas de maíz y el tradicional algodón de dulce, infaltable en todas las fiestas infantiles.

Contentos, con las caritas pintadas, muchos de ellos con espadas, flores de globos y con regalos especialmente pensados para cada edad, los niños de L’Oréal fueron protagonistas indiscutidos de un día que todos recordamos con mucho cariño.